En España seguimos suspendiendo en Formación…

publicado en: Formación TIC | 0

No es mi intención una oda digital a los cuatro vientos y llorar las miserias de ésta, mi profesión, pero consideró importante poner en debate una situación que constantemente vivimos todos los que nos dedicamos a este oficio de enseñar a los demás y que no tiene visos de cambiar a corto plazo, salvo que ente todos le pongamos remedio y dejemos de excusar el suspenso…

Tras muchos años ya detrás del mostrador de la formación en IT y Business Skills en una de las mejores y más reputadas empresas de formación IT del mundo, puedo afirmar sin ningún orgullo que en España lo intentamos……pero a pesar de todo seguimos suspendiendo en formación…

Desgraciadamente esta circunstancia nos lleva irremediablemente a estar por detrás del resto de países de la UE en conocimiento, en garantías y calidad de servicio y por supuesto nos lleva a estar detrás de ellos en innovación.

Evidentemente no puedo decir que esto sea aplicable a la totalidad de las empresas en España ni mucho menos, pero desgraciadamente estaréis conmigo en que suspenden muchas.

¿Por qué suspendemos en formación en España?

Suspendemos en formación desde el momento en el que no aceptamos el inglés como lenguaje estándar de entrega de contenidos cuando la mayoría de los países europeos lo hacen por defecto, aumentando el coste (traducciones y bajo aprovechamiento de desarrollo de contenidos europeos) y ralentizando la actualización de versiones y contenidos cuyo desarrollo está centralizado (por lo general, Londres/US). Suspendemos desde el momento en el que recortamos los presupuestos de formación ignorando que nuestro negocio depende precisamente de eso, del conocimiento. Suspendemos desde el momento en el que fomentamos la auto-formación (incluso técnica) como practica empresarial habitual, suspendemos desde el momento en el que países con un tamaño de mercado similar duplican e incluso triplican las inversiones en formación. Suspendemos cada vez que contratamos a empresas no homologadas o certificadas para la entrega de determinados contenidos por ajustar unos euros en el presupuesto justificándolo con la estrechez del mismo (la estrechez: he ahí gran parte del problema…). Suspendemos cada vez que alguien dice: «….nosotros no tenemos costumbre de formarnos en esta empresa» como tantas veces he tenido ocasión de oír y suspendemos cuando un gran porcentaje de empresas de mas de 100 empleados ni siquiera tiene un presupuesto asignado a formación, el mismo es ridículo, o el que tiene esta basado exclusivamente en bonificaciones fiscales como la Tripartita. Suspendemos cuando no invertimos en la formación de nuestros empleados por miedo a que dicha formación sea el pasaporte a un nuevo trabajo para ellos fuera de nuestra empresa (prefiriendo en su lugar que permanezcan en la nuestra sin la debida formación…). Suspendemos cuando solo nos importa la certificación, el papel o el título por encima del conocimiento en si mismo e intentamos que nuestros equipos aprueben el examen de cualquier forma y sin una formación reglada previa. Ninguna casa se construye por el tejado, salvo aquí….

Todo se llega a justificar aquí cuando el EBITDA crece y los proyectos aumentan de margen. «Cortoplacismo», «pan para hoy y por supuesto…hambre para mañana»…. Y por desgracia, mucha.

Todas estas cosas ocurren en un país con un porcentaje de desempleo aterrador, en un país donde se prevé una tremenda carencia de personal técnico y de sistemas en 5-8 años por falta de interés en el mundo de la información, los sistemas y las telecomunicaciones.

Spain is different. Quien no ha tenido que recurrir a esa frase alguna vez para justificar ante algún responsable europeo unas prácticas empresariales que se tornan a veces injustificables…? Spain is different porque nosotros la hacemos different, no porque haya nada different, salvo profesionales con muchas ganas de aprender y muy buena base de conocimientos…

En este país contamos con unos profesionales de primerísimo nivel, con muchas ganas y con una motivación extraordinarias pero de nada nos sirve si no les dotamos de una herramienta que les permita conocer los productos, los procesos y los servicios que venden o implementan en nuestros clientes. No hay mayor retorno de inversión que el generado en un plan de formación, ni nada motiva mas a nuestros empleados que un plan de carrera y una formación adecuada a su posición y habilidades.

Queridos partners y clientes: Nadie nace sabiendo. Parece un tópico pero es extremadamente importante que nuestros equipos tengan altos niveles de cualificación. Invertir en formación de calidad es el secreto para disponer de un negocio próspero, para presumir de calidad de servicio, para fidelizar y recompensar a nuestra gente y para estar a la altura de cualquier país europeo. Dedicando algo de tiempo en detectar necesidades y crear un plan de formación, eligiendo los proveedores adecuados y reservando algunos fondos al comienzo del año, podemos conseguir mucho. Podéis estar totalmente seguros.

Dejar una opinión