Historia de la gestión de proyectos

gestión de proyectos

Si entendemos la Gestión de Proyectos como la labor de conjuntar el trabajo de un grupo de personas para alcanzar un objetivo común, podemos establecer que esta tarea ha estado presente en este mundo desde la antigüedad. Desde la ejecución de grandes obras como las pirámides egipcios o la Gran Muralla China.

Evidentemente, la forma en que gestionamos los proyectos ha ido variando con el paso del tiempo. Los avances tecnológicos y la aparición de nuevas metodologías tienen gran parte de culpa en este hecho. Aunque la esencia de esta tarea (entregar proyectos con éxito de la manera más eficaz y eficiente) ha permanecido inalterable.

Evolución de la Gestión de Proyectos

Aunque los orígenes de esta disciplina se asienten en un escenario miles de años atrás. Lo cierto es que la Gestión de proyectos, tal y como la conocemos ahora, ha estado presente en nuestra sociedad desde mediados del siglo XX, así que se trata de algo relativamente reciente. En principio se relacionó más con los ámbitos industriales  y de defensa, lo cual le aportó gran cantidad de iniciativas y conocimientos, así como nuevos formatos de trabajo.

Precisamente, estos entornos iniciales condicionaron la Gestión de Proyectos. Al principio el método que mejor se adaptaba fue el conocido como el método de cascada o waterfall. Un proceso secuencial en el que era necesario concluir cada fase antes de comenzar la siguiente.

Con el paso del tiempo, la tecnología ha evolucionado a un ritmo vertiginoso, lo que ha permitido eliminar, o al menos, paliar  las limitaciones detectadas en el rendimiento de las técnicas convencionales en la Gestión de Proyectos. Una de estas limitaciones puede estar relacionada con la rigidez del método de la cascada.

Como consecuencia del elevado nivel de competitividad de las empresas, sea cual sea su sector de actividad, ha provocado que la política de las organizaciones se ajuste a situaciones que cambian rápidamente y obligan a una modificación sobre la marcha de los proyectos. Lo cual ha sido determinante para que surjan nuevas metodologías en la Gestión de Proyectos con la utilización de técnicas interactivas cada vez más elaboradas, como el Extreme Programmimg. Posteriormente, también ha tenido lugar la conjunción de esfuerzos originando la Gestión de Proyectos Ágiles (Agile Project Management).

Actualmente, es habitual que se apliquen ambas metodologías: waterfall y Agile. De hecho, conviven en muchas ocasiones para adaptarse a las necesidades del negocio. Mientras que algunos modelos requieren de un enfoque más tradicional, mientras que en otros casos es necesario aplicar un enfoque más ágil.

Lo más recomendable es que los profesionales TI conozcan ambos entornos, cuáles son sus semejanzas y diferencias, para poder elegir la solución más adecuada en cada caso. Ya que, por el momento, se desconoce si una de estas metodologías alcanza la hegemonía en la Gestión de Proyectos.

Gestión de Proyectos

Principales metodologías en cascada (Waterfall)

PMI

La metodología del Instituto de Gestión de Proyectos (PMI) se recoge en su Guía del PMBOK (“Project Management Body of Knowledge”). Todos los programas educativos y certificaciones ofrecidas por el PMI están estrechamente relacionadas con el PMBOK.

Como su nombre indica, describe un conjunto de prácticas y conocimientos aplicables a cualquier situación que se pueda presentar en la Gestión de Proyectos, y que han sido compilados y aportados por profesionales y académicos de diversos ámbitos durante los últimos veinte años, tras analizar su valor y utilidad.

El PMBOK no debe entenderse como una metodología en sí misma, sino como una guía de estándares internacionales para que los profesionales puedan adaptar a cada caso y contexto particular los procesos, reconocidos como buenas prácticas por el PMI.

Las principales certificaciones del PMI son:

  • Certified Associate in Project Management (CAPM)®: Este nivel de certificación está orientado a aquellos que se inician en la Gestión de Proyectos. Avala que quien la posee tiene la capacidad de poner en práctica los conocimientos, terminologías y procesos de una efectiva gestión de proyectos.
  • Project Management Professional (PMP)®: Esta acreditación es una de las más reputadas en la industria. Globalmente reconocida y demandada, la obtención de la certificación PMP® demuestra que se tiene la experiencia, formación y competencias necesarias para liderar y dirigir todo tipo de proyectos.

Prince2

Hablamos de un enfoque estructurado que se publicó en 1996 como un método genérico para la gestión de proyectos. Combina la metodología original PROMPT (“Project Organisation, Management & Planning Techniques”), desarrollada por Simpact Systems Ltd. y adoptada por el Gobierno Británico, con el MITP de IBM (gestión de la implementación del proyecto total).

Se centra en definir y entregar productos cuya calidad se ajuste a los requisitos. Define que un proyecto es exitoso cuando está orientado a la entrega a través de la creación de un conjunto de productos acordados que definen el alcance del proyecto, brindando una base para la planificación y el control.

PRINCE2 es la certificación más adecuada para cumplir la norma ISO 21500 y es el estándar de facto para la gestión de proyectos en varios países entre los que se encuentran Reino Unido, Australia, Holanda, Dinamarca y Canadá.

Sus certificaciones principales son:

  • PRINCE2® Foundation Certificate in Project Management: Esta certificación está pensada para las personas que quieren iniciarse en el mundo de la Gestión de Proyectos siguiendo la metodología de PRINCE2. Acredita que quien la obtiene conoce los elementos fundamentales (principios, temáticas y procesos) de PRINCE2.
  • PRINCE2® Practitioner Certificate: Esta certificación es el paso natural, una vez conseguida la certificación anteriormente citada. Está orientada a aquellas personas que aplican en su día a día las prácticas de la Gestión de Proyectos. Indispensable para los gestores que coordinan varios proyectos o para quienes tienen que enfrentarse a proyectos de gran envergadura.

Principales metodologías ágiles (Agile)

Agile Scrum

Aplicar la forma ágil de pensar significa aceptar el cambio, incluso esperarlo. Debido a la forma flexible de trabajo, los sprints, las reuniones diarias y las pruebas continuas, en todo momento hay cabida para ajustar el producto, o para cambiar el curso de un proyecto a mitad del mismo. Como consecuencia de todo ello, el proyecto dará como resultado un producto de alta calidad que se ajusta a las expectativas de los clientes.

Scrum es una de la metodología más extendida y demandada en el ámbito de la Gestión de Proyectos Ágil.  Agile Scrum es también una forma diferente de trabajar: no hay reuniones largas o interminables, no hay documentación irrelevante y existen muchos menos artefactos en papel. Los equipos ágiles se organizan de tal manera que la información se comunica oportunamente a todas las partes interesadas.

Las principales certificaciones consideradas para Agile Scrum son:

  • EXIN Agile Scrum Foundation: Esta certificación valida el conocimiento combinado de un profesional en metodologías ágiles y prácticas Scrum. La forma ágil de pensar es más popular en el campo del desarrollo de software, pero los principios se aplican cada vez más en otros tipos de proyectos. Este módulo es apto para todos los profesionales que buscan mantener sus conocimientos al día con los últimos desarrollos en los campos de TI y Gestión de Proyectos, en particular aquellos que lideran o participan en proyectos.
  • EXIN Agile Scrum Master: Esta acreditación busca confirmar tanto las habilidades como los conocimientos del marco de trabajo Agile y de la metodología Scrum. Es el siguiente paso a realizar para aquellos profesionales que deseen profundizar en la aplicación de Scrum en sus proyectos del día a día.

DevOps

Actualmente, la TI está en todas partes y esperamos de ella que nos permita poder hacer negocios en cualquier momento, en cualquier lugar y accediendo a los datos que sean necesarios, los profesionales de TI están bajo presión constante para actuar más rápido y entregar software y servicios que impulsen el valor del negocio. La solución a largo plazo es adoptar DevOps.

DevOps, abreviación en inglés de «desarrollo» (development) y «operaciones» (operations), enfatiza la colaboración y la comunicación tanto de desarrolladores de software como de otros profesionales de TI. Como resultado, la construcción, pruebas y liberación de software, puede conseguirse de forma más rápida y fiable, mejorando así la eficiencia y la calidad del servicio.

La principal certificación en el ámbito de DevOps actualmente es:

  • EXIN DevOps Master: Se centra en añadir habilidades prácticas al conocimiento, haciendo posible que el DevOps Master facilite la adopción con éxito de DevOps por parte de un equipo y promueva sus principios en la organización.

Aunque DevOps es más conocido en el campo del desarrollo de software, sus principios son aplicables en proyectos de servicios de TI así como en otro tipo de proyectos. La formación y certificación de DevOps Master están dirigidas a todos los profesionales que quieren actualizar sus conocimientos con lo último en Gestión de las TIC.

Este artículo ha sido elaborado por Victoriano Gómez, nuevo Responsable de Unidad de Negocio IT Governance & Best Practices de Global Knowledge. En otras palabras, podemos decir que es el responsable de que todas estas áreas funcionen con el objetivo claro de hacer crecer el modelo de negocio.

Dejar una opinión